¿Cómo trabajar con Diseños del Futuro?

Created with Sketch.

¿Cómo trabajar con Diseños del Futuro?

Decir no es hacer, y viceversa (aunque a veces afortunadamente si), por ello ahondaremos en cómo se pueden encarar este tipo de propuestas, a nivel organizacional, sobre todo cuando se trata de entrenar a un equipo en ideas y estrategias de mediano y largo plazo.

Un buen punto de partida, en términos teóricos, es acercarnos a las propuestas de los «Neo Iluministas». No en términos de ingenuamente suponer que la humanidad está condenada al éxito, sino tomando como punto de partida todas las estadísticas y bases de datos existentes de los organismos internacionales (tanto oficiales como Universitarios o provenientes de ONG’s), que se anclan en el uso de datos para justificar las propuestas y alcances de los trabajos. Estos autores se basan en ciertos datos de la realidad para mejorar nuestras intervenciones socio-políticas.

Ejemplos a seguir son Hans Rosling (Libro: Factfulness: Ten Reasons We’re Wrong About The World – And Why Things Are Better Than You Think); Johan Norberg (Libro: Progress: Ten Reasons to Look Forward to the Future) o Steven Pinker (Libro: Enlightenment Now: The Case for Reason, Science, Humanism, and Progress)

También creemos que los aportes de la web de Max Roser son claves:
Al igual que el sitio Visual Capitalist, excelente infografías basadas en datos:

Pero también entendemos que necesitamos hacer un contrapunto sobre todos los datos que circulan y creemos siempre es necesario buscar cuestionadores que nos adviertan no sólo de los riesgos, sino también del uso responsable de la información que generamos y los usos que las empresas que se los apropian les dan. Confiamos en autoras/es como Cathy O’Neil (Libro: Armas de destrucción matemática: como el big data aumenta la desigualdad y amenaza la democracia, Vincent Mosco (Libro: To the Cloud: Big Data in a Turbulent World y el más reciente de todos, Cristobal Cobo (Libro) Acepto las condiciones. Usos y abusos de las tecnologías digitales

En términos más metodológicos sobre cómo encarar los proyectos de grupos de estudiantes (pero también de miembros de organizaciones productivas) que quieran trabajar con el Diseño de Futuros, es vital lograr manejar la incertidumbre cuando se invierten las condiciones de cursada (o de trabajo) en términos del vínculo docente-estudiante/jefe-empleado.

Es necesario aprender a sobrellevar tiempos inciertos, donde los trainees van aprendiendo a descubrir sus propios procesos de aprendizaje, es un momento en donde las dinámicas de los proyectos en ocasiones chocan de lleno con las necesidades del curriculum o del organigrama.

Es posible generar dinámicas donde los trainers puedan funcionar con un rol más de guía en el proceso, antes que en lo práctico. Esto último debe aparecer en la recta final, cuando los trainees entiendan lo que realmente quiere hacer. Alguien que si supo hacerlo y nos dejó un manifiesto pedagógico a modo de enseñanza fue Edith Litwin, fundadora de los estudios de tecnología educativa en argentina. Se llama de «De caminos, puentes y atajos: el lugar de la tecnología en la enseñanza».

Finalmente el elemento necesario, para lograr con el mayor impacto posible estos trabajos, versa sobre como hacer reales los procesos y productos. Aquí el punto principal es buscar el pasaje del decir al hacer. Los trainees pueden tener muy en claro toda una secuencia de prototipado como primera instancia, pero eso debe funcionar más como un framework de trabajo que como punto final.

Debemos lograr que traten de construir productos finales funcionales, apoyados en sus investigaciones a partir de los datos existentes, que les permitan probar como funcionan lo realizado. Y en esa prueba, realizar un trabajo crítico sobre el proceso y sus consecuencias.

Trabajar con los datos que importan (y en el caso de que sean inexistentes, generarlos) es vital para entender de dónde partimos y a donde queremos llegar (aterrizar). Pensar no sólo en porcentajes de resultados, también conocer que escenarios serían deseables o no para las propuestas. Es muy común escuchar que nuevas soluciones generan nuevos problemas. Por eso el balance estará en poder dominar (simultáneamente desde la teoría y la práctica) autores, conceptos, ideas, casos, antecedentes que se postulan en los libros, artículos, papers, reseñas y ejemplos que trabajamos. Sobre todo en la parte más crítica del uso de las tecnologías: ¿por qué haría esto? ¿es beneficioso para quién? ¿cómo me involucro?

En el mismo proceso de trabajo es donde se dirime «lo real». Allí se producen los datos, la información y el sentido de apropiación de los estudiantes en el trabajo.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *